Organización, la clave para alcanzar tus metas

Todos, en algún momento de la vida, nos hemos propuesto una meta: emprender un negocio, capacitarnos en algo nuevo, cambiar de empleo, etc. Sea cual sea ese objetivo, no basta con soñarlo o pensarlo, se necesita organización para poder hacerlo realidad. ¿Sabes cómo? Sigue leyendo. 

Lo primero a tener en cuenta es que si tienes un objetivo, mejor que sea SMART. Hace un tiempo te contábamos sobre la metodología SMART, esa que te ayuda a plantear una meta Específica, Medible, Alcanzable, Realista y de Tiempo:

  • Específico: entre más exacto sea lo que quieres, mucho más enfocada será la búsqueda.
  • Medible: a mayor porcentaje de pequeños logros para llegar al objetivo, lo alcanzarás más fácilmente.
  • Alcanzable: busca objetivos que sean acordes a tus habilidades.
  • Realista: un objetivo realista tendrá que ver con lo que sabes y estés familiarizado, así como con lo que puedas invertir monetariamente en él.
  • De Tiempo: mentalízate a que cualquier objetivo lleva tiempo y no debes desfallecer ante el primer fracaso.

Ahora ahondemos un poco más en los tipos de objetivos y lo debes hacer para conseguirlos.

¿Qué son los objetivos y los resultados clave? 

La metodología OKR (Objectives And Key Results) es una herramienta de trabajo que organiza acciones y esfuerzos de una persona o compañía para lograr un objetivo; es una estrategia de gestión, popularizada en la década de 1970 por Intel, que traza los objetivos y hace el seguimiento de sus resultados. ¿y cómo se diferencian los objetivos de los resultados?

  • Objetivos: son las descripciones únicas y cualitativas que explican lo que se quiere conseguir. Idealmente deben ser cortos, atractivos, impactantes y sobre todo, muy inspiradores ya que deben motivar a la persona o equipo que los deba alcanzar.
  • Resultados: son las métricas que miden cuánto ha progresado el camino para llegar al objetivo. Lo mejor es que se tengan entre 2 y 5 resultados por cada objetivo.

Pasos para establecer el OKR

  • Establece el objetivo principal: uno que integre tu misión y visión, y que sea conocido por todos los participantes.
  • Identifica los resultados clave: enumera entre 2 y 5 resultados, claros, contundentes y relevantes que te permitirán cumplir el objetivo.
  • Chequea las acciones clave: para cada resultado, elige 3 acciones o actividades clave que sí o sí debes realizar para que se cumpla.
  • Informa sobre los OKR: asegúrate de que todos los involucrados conozcan tanto los objetivos como las acciones y los resultados que conllevan.
  • Realiza un feedback y avanza: una vez hayas cumplido un objetivo, revisa cómo fue el proceso para conseguirlo y, dependiendo del feedback, arranca con uno nuevo.

Comienza a aplicar esta metodología descargando este formato: y si Quieres aprender más sobre este tema, regístrate a nuestro Entrenamiento Conecta: https://zoom.us/meeting/register/tJUqdO2sqjstG9cBv6-8F01Hd95utqM8HamG